El pasado mes de septiembre de este mismo año, se celebraba en Alemania el certamen Mundus Vini.

MUNDUS VINI fue fundada por Meininger Verlag y ha sido una de las competiciones de vinos más importantes del mundo. La importancia de esta competición tanto en Alemania como en el resto del mundo queda demostrada con los más de 11 000 vinos presentados cada año. En todo el mundo, los vinos se encuentran en el comercio y la gastronomía, que han sido otorgados por MUNDUS VINI.

El objetivo del concurso es fomentar la calidad y promover la comercialización de los vinos presentados a concurso. Asimismo está pensado para ofrecer un foro a los productores, viticultores, importadores y consumidores que, por un lado, permita comparar los distintos vinos a fin de facilitar la orientación y la decisión de compra y, por otro lado, llegue a un amplio público. Lo que para los consumidores de vino significa una orientación valiosa, supone para los productores el reconocimiento de su labor y sus esfuerzos. Los propios estándares de calidad pueden medirse dentro del marco de esta comparación internacional y los premios obtenidos permiten identificar los productos galardonados con este distintivo de prestigio de cara a su comercialización.

Desde 2014 MUNDUS VINI se celebra dos veces al año. Con motivo de las ferias de otoño y al final de la temporada comercial anual como cata de verano (agosto) y con la suficiente antelación a la fecha de ProWein como cata de primavera (febrero).

Un jurado profesional integrado por enólogos, productores y distribuidores de vino, sumillers y periodistas especializados de todo el mundo degustan los vinos, vinos espumosos y vinos licorosos sin conocer los nombres de los mismos.

Los vinos se integran en una cata según categoría, procedencia, nivel de calidad y tipo de sabor. La valoración se lleva a cabo de acuerdo con el sistema de 100 puntos de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), que también es reconocido por la Unión Internacional de Enólogos (UIOE).

Ha sido en esta edición de septiembre de 2020, cuando Viñedos Sampedro y Alonso, hemos dado el salto para participar en una de nuestras primeras competiciones internacionales, aquí en Alemania, con nuestra primera y única “joya” por el momento, el “Xardín de Xampedro” 2018; y en dicha cata “a ciegas”, hemos salido con una medalla de plata y 90 puntos sobre una escala 100.

Como no puede ser de otra manera, nuestra satisfacción ha sido total y ha sido un primer reconocimiento hacia un trabajo que va mucho más allá de elaborar un vino y ponerlo en el mercado; es el reconocimiento a una forma de entender la viticultura en nuestro entorno, no de una manera expansiva e industrial, sino artesanal y personal, donde nosotros mismos  hemos pisado cada metro de nuestro viñedo, cuidado a lo largo del año cepa por cepa, acariciado y recogido cada racimo y llevado a cabo una elaboración mínimamente mecanizada, en la que día a día hemos llevado un control de la evolución, guiándonos del saber hacer y de la intuición que sólo se adquiere cuando, durante generaciones, has visto llevar a cabo ese proceso lento, que hoy llaman  “slow business”, con el amor y el respeto que igualmente hemos aplicado; y  dan como resultado nuestro actual “Xardín de Xampedro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESES